Logo
Sociedad Baso Etxea
 
Juan de Garai, 4 Donostia

Leido en:

Acto solidario

La sociedad Tolare gana el concurso de merluza a la donostiarra y la sociedad Baso Etxea queda en segundo lugar.

Redacción - 13/09/2010

La Bretxa albergó el pasado sábado este concurso entre sociedades gastronómicas, donde los participantes realizaron una cazuela de merluza a la donostiarra.

El sábado se celebró en la plaza de La Bretxa el I Concurso Intersociedades Luis Irizar de merluza a la donostiarra. La organización puso a disposición de los cocineros y cocineras todos los ingredientes necesarios y se les entregó la merluza limpia y descamada, siendo los cocineros los responsables de trocearla a su gusto.

El resultado final del concurso, que contó con numeroso público, fue muy apretado ya que, entre las doce cazuelas presentadas, del primer al último clasificado hubo sólo un punto de diferencia. Según Juan Mari Arzak, miembro del jurado, 'la calidad de las cazuelas era muy alta'.

El jurado, constituido entre otros por Juan Mari Arzak y José Juan Castillo, otorgó el primer premio a los representantes de la Cofradía de la Sidra Tolare de Hernani, a quienes correspondieron 500 euros (de los cuales donaron 200 a la Fundación Etiopía Utopía) y un lote de productos Lakor; al segundo, los representantes de la Sociedad Baso Etxea, le correspondieron 300 euros (donados a la Fundación) y un lote de productos Lakor, y al tercero, la Sociedad Zubimuzu, le correspondieron 100 euros y un lote de productos Lakor.

Durante el concurso y después del mismo, en el puesto que la Fundación instaló en la Plaza se pudieron degustar pintxos de merluza a la romana, así como las merluzas a la donostiarra cocinadas por las sociedades para el concurso.

Puede ser un globo sonda

Tres expertos recalcan que es casi imposible legalmente prohibir fumar dentro de las sociedades populares.

27.10.09 - MIKEL SORO | SAN SEBASTIÁN.

DV. «Puede tratarse de un globo sonda». Así han calificado tres expertos consultados, sin que tengan ninguna relación entre sí, el proyecto de que la nueva Ley Antitabaco de Euskadi afecte también a las sociedades, populares, gastronómicas, culturales y deportivas. Manolo Simón es abogado, aunque no ejerce, y presidente de Baso Etxea, en Donostia, «una sociedad casi familiar», detalla como característica de la entidad que preside. «Somos una sociedad privada, nos regulamos nosotros mismos, por lo que la Ley Antitabaco vasca no nos afecta». Pone un ejemplo meridiano. «Esta sociedad no es nuestra casa, nuestra vivienda, pero sí es nuestro domicilio, compartido por varios socios. Nadie de fuera puede regular nada en un domicilio propio». Pero fumar o no fumar no es la cuestión, para Simón. «¿Quién va a denunciar que se fuma? Aquí si no vienen con una orden judicial no puede entrar nadie. Creo que le corresponde a la Guardia Municipal. ¿Se va a presentar en la puerta, que está siempre cerrada, una patrulla a ver si estamos fumando?». Y añade rotundo: «No se puede prohibir algo que funciona bien. Aquí se fuma, y a veces no, cuando hay familias y niños pequeños en horario matinal. Pero eso se hace por urbanidad, por educación, lo mismo que no se fuma en la cocina. Pero no somos un establecimiento de hostelería. Somos una sociedad privada». Coincide con otros dos consultados. «Es un globo sonda a ver qué pasa, lanzado por el Gobierno Vasco. Que yo sepa, ni hay borrador de la ley. Luego, tiene que redactarse la ley y llevarla al Parlamento a que la aprueben... No le veo ningún sentido». «Por si hay polémica» Un donostiarra experto en temas de sanidad interesado en el borrador de la Ley Antitabaco de Euskadi referido a las sociedades populares razona: «Es habitual en la Administración lanzar un globo sonda cuando la ley que se va a tramitar puede resultar polémica y en contra de los imagen del propio gobierno. Este puede ser uno de esos casos. Si nadie protesta, va adelante. Si surge la polémica y las reivindicaciones, se para o diluye». Entrando más a fondo, este veterano de la salud pública destaca que «las sociedades pertenecen al área privada. No se pueden conculcar sus derechos privados y, por tanto, sólo se puede entrar con una autorización judicial». Lo dice como secretario que es de una sociedad popular y gastronómica donostiarra. Ni siquiera se podría cerrar por decreto o sanción una sociedad popular en caso de que la Administración considerase que infringe la Ley Antitabaco porque como dice este experto municipal, «las licencias de actividad concedidas por un Ayuntamiento tras una revisión exhaustiva de Bomberos, Sanidad, Arquitectura Municipal y demás no incluyen en su catálogo como actividad peligrosa fumar dentro de las sociedades populares». «Legalmente imposible» Por su parte, un abogado con larga trayectoria y socio de una histórica y popular sociedad, recalcaba que «veo muy difícil que se pueda aplicar una ley a una sociedad gastronómica, deportiva o cultural de índole privada, a la que sólo pueden acceder unos socios tras haber aceptado sus estatutos sociales. En ninguno de los cuales, que yo haya visto, se dice que se prohibe fumar en el interior. Es decir, una sociedad es un ente privado, como puede ser la casa de uno, donde se elige fumar o no fumar, pero nadie te puede impedir hacerlo o no hacerlo», señala tajante. Añade que «habría que conocer la letra y el espíritu de la ley». Reflexiona sobre su aplicación: «Se trata de hacer cumplir la ley pero a la vez no aplicarla por cuestiones de índole social. Ocurrió con la insumisión. Los jueces sentenciaban al insumiso por incumplir la ley pero a la vez pedían su absolución por las implicaciones sociales existentes». Añade a modo de resumen que «legalmente, hoy, no es posible prohibirlo. Ni hay fórmulas para hacerlo». Hace una salvedad. «La única posibilidad de que se impida fumar en una sociedad es cuando se abra a los no socios. Y reflexiona: «Me parece que se trata de un tema para que la gente se entretenga y no entre en otros asuntos de mayor calado, como la crisis, el paro, los problemas sociales o incluso la amenaza de la gripe A».

 

 

Un estreno de portada

Las mujeres de Baso Etxea posaron el miércoles pasado para convertirse en la portada de este diario

Nerea Galparsoro.

Donostia. NOTICIAS DE GIPUZKOA propuso a las mujeres de Baso Etxea convertirse en la portada del día de San Sebastián, algo que seis de ellas aceptaron sin problemas el pasado miércoles. Con la ilusión y los nervios que suelen darse en estas circunstancias, las protagonistas aparecieron a la cita vestidas de cocineras. "¿Cómo tenemos que ponernos?, ¿qué hay que hacer?, ¿con o sin gorro?", se repetían las unas a las otras.

Al final, gracias a la paciencia y amabilidad de estas antiguotarras y la profesionalidad del fotógrafo, Javi Colmenero, se logró el objetivo: tomar una instantánea en la que ellas, vestidas con sus atuendos de tamborreras, portaran unos carteles que dijeran Gora Donostia! Primero les sacaron unas fotografías en el kiosco y después, se repitió la operación en la sociedad Baso Etxea.

Contagio de ilusión

Decenas de mujeres de todos los barrios de Donostia seestrenarán a partir de la medianoche en la Tamborrada.

 

Donostia. Tienen edades, gustos y profesiones diferentes. Visten, piensan y hablan de forma distinta. Pero tienen algo en común: saldrán por primera vez en una tamborrada que hasta este año sólo aceptaba a hombres. La mayoría son hijas, esposas y hermanas de algún integrante de la compañía en la que participarán, por lo que llevan años siguiendo a las tamborradas a las que ahora pertenecen.

...

La historia de la tamborrada de Baso Etxea es similar a la de su hermana de Gros. Los socios avalaron por unanimidad la entrada del sexo femenino, que respondió al instante: una veintena de mujeres mostraron su deseo de participar.

Al igual que en el caso de Gros, la mayoría de las nuevas integrantes de esta tamborrada de El Antiguo son allegadas de los socios. Ése es el caso de Karmele González, Izaskun Lasa, Yune Yamaguchi, Elena Navarro, Nerea Galparsoro y Paz Simón, que se han prestado a posar vestidas de cocineras para este diario.

"Siempre he querido salir en esta tamborrada porque me encanta el ambiente que se crea", manifiesta Nerea Galparsoro, que se ha animado a participar junto a su marido y varios miembros más de su familia.

De la misma forma que Galparsoro, Elena Navarro confiesa que "desde pequeña" ha querido salir en la tamborrada. "Con 18 años ensayé con La Juventud de El Antiguo pero, como era suplente, no me tocó salir y me quedé con pena", rememora. Por fin, mañana cumplirá su sueño acompañada de familiares, ya que su hermano y su cuñada participan en la tamborrada. "Ella es japonesa y está llena de ilusión porque le parece algo maravilloso", explica haciendo referencia a Yune Yamaguchi.

la incorporación Tanto el presidente, Manuel Simón, como el Tambor Mayor, Ángel Rico, coinciden en que la incorporación de las mujeres "ha sido algo natural que ha levantado más expectación fuera de la sociedad que dentro de la misma".

En cualquier caso, se sienten "satisfechos" con el resultado ya que, según relatan, la adaptación ha sido "muy buena". Así, la compañía de 148 personas saldrá mañana a las 21.00 horas desde local de Juan de Garay para recorrer El Antiguo durante más de tres horas. A lo largo del trayecto, visitará la mayoría de las sociedades gastronómicas del barrio, además de la asociación de viudos y viudas, entre otros. Después, como manda la tradición, despedirán el día con una fiesta.

 

El salto a la primera fila

Caras de emoción y alegría. Las 17 mujeres que participaron el miércoles en el ensayo de la tamborrada Baso Etxea mostraron su satisfacción por poder participar en la compañía de El Antiguo.

Un momento del ensayo del miércoles en la sociedad Baso Etxea de El Antiguo.

Dos ensayos han sido suficientes para que el Tambor Mayor de la sociedad Baso Etxea, Ángel Rico, haya dado su aprobado a las mujeres que han mostrado interés por participar en la tamborrada que dirige. "Se nota que tienen experiencia. No habrá ningún problema, así que estamos en condiciones de posponer los ensayos hasta enero", dice Rico. Es miércoles y es el segundo encuentro que mantiene con ellas (el primero tuvo lugar el lunes).

Ellas, con caras de satisfacción, siguen sus instrucciones pensando en el gran día. "Llevamos años en la última fila de la tamborrada acompañando a nuestros padres y maridos y ahora podremos estar a su lado", comenta Paz Simón, la hija del presidente, Manuel Simón.

A pesar de faltar mes y medio para el día de San Sebastián, los ritmos de los barriles inundaron el miércoles el local de Baso Etxea. Después de aprobar la incorporación de las mujeres, los integrantes de la sociedad les invitaron a tocar el barril. Y las candidatas, entre las que había hijas y mujeres de los socios, demuestran sus cualidades.

Serias y concentradas, siguen a la perfección las órdenes del Tambor Mayor, quien confiesa estar "sorprendido por el nivel que han demostrado". "Tocamos 16 piezas entre las que hay nuevos temas, pero los pillan en seguida, se notan que los conocían de antes", señala Rico.

El presidente de la sociedad, así como varios compañeros, también asisten al encuentro para mostrar su apoyo a las mujeres. Al igual que los hombres, las nuevas componentes vestirán con el uniforme de cocinero, que tendrán que pagar de su bolsillo. De esta forma, se espera que en torno a 12 ó 13 candidatas participen en la tamborrada, que hoy cuenta con 130 miembros. Simón explica que "lamentablemente no hay lugar para todas las que se han interesado, por lo que, como se hace en el caso de los hombres, alguna pasará a la lista de espera".

Indica que aquellas que cuenten con experiencia en otras compañías tendrán preferencia. De ahí que las candidatas se esfuercen con ahínco y no falten a los ensayos.

Izaskun Casa y June Yamaguchi se muestran encantadas tocando el barril. La primera desea acompañar a su padre en el día del patrón de la ciudad, mientras que la segunda, oriunda de Japón, lo quiere hacer junto a su marido, también socio de Baso Etxea.

BASO ETXEA, HASTA AHORA MASCULINA, DEBUTA CON MUJERES

Juan Mari Thomen, dirige a las 17 mujeres en el ensayo de ayer en Donostia. / GORKA ESTRADA

Tambores femeninos

DONOSTIA. Las tamborradas masculinas de la ciudad han tomado rumbos distintos después de que el Ayuntamiento de Donostia anunciara que solamente subvencionará a aquellas compañías que incluyan, al menos, a doce mujeres tocando el tambor o el barril. Dos de las 21 tamborradas afectadas, Baso Etxea y Lagun Garbiak, han optado por ser agrupaciones mixtas, mientras que la mayoría continuará como hasta ahora.

La tamborrada de Baso Etxea incluirá el próximo año mujeres por primera vez

La asamblea decidió ayer modificar los estatutos para que adopte carácter mixto

La junta directiva señala que la pérdida de la subvención no ha sido un factor determinante en la decisión de los socios

Los socios de Baso Etxea se reunieron ayer para decidir la inclusión de mujeres por primera vez en la tamborrada.Foto: gorka estrada

Aitor Jordana

Donostia. La sociedad cultural y recreativa Baso Etxea decidió ayer en asamblea general extraordinaria modificar los estatutos de la tamborrada para permitir el acceso de mujeres a la formación que desfilará el próximo día de San Sebastián y acceder así a la subvención municipal. Los socios aceptaron modificar el artículo relativo a los integrantes de la tamborrada que hasta ahora limitaba la participación a socios e hijos de éstos. "Abriremos ahora una lista de aspirantes en la que pueden entrar hijas y mujeres de los socios", señaló el presidente de Baso Etxea, Manuel Simón. Entre 12 y 15 mujeres desfilarán con Baso Etxea el próximo 20 de enero. "No podemos ampliar más la tamborrada y lo que no vamos a hacer es quitar a la gente que lleva años desfilando. Aquéllos que han salido durante años, van a seguir haciéndolo", reconoció.

Simón destacó el alto respaldo de los socios a la propuesta de la junta directiva. Ayer, 99 personas, de los 135 socios que tiene la sociedad, asistieron a la convocatoria y dieron el voto positivo al cambio de estatutos. "Ha sido una asamblea con muy alta participación", explica el presidente. El propio Simón fue el encargado de tomar la palabra y explicar la situación, junto al tambor mayor, Ángel Rico. "Durante la asamblea, hubo críticas a la decisión del Ayuntamiento", reconoció el presidente. La sociedad Baso Etxea, remitirá una nota al Ayuntamiento donostiarra en la que transmitirá el malestar por su actuación. "El cambio de estatutos ha venido motivado por la presión que hemos encontrado. Nosotros somos una sociedad en la que las mujeres tienen permitida la entrada y que en 29 años que lleva la tamborrada ningún socio ha planteado nunca esta medida. La postura del Ayuntamiento nos parece desproporcionada. La Ley de Igualdad está para asuntos más serios e importantes", comentó Simón.

motivos Las medidas que el Ayuntamiento donostiarra pueda tomar en aspectos como el recorrido de la tamborrada llevaron a los socios de Baso Etxea a permitir la incorporación de mujeres a la comitiva. "No ha sido tanto por el tema de la subvención y eso ha quedado claro en la asamblea. El dinero viene bien pero, en realidad, no llega ni siquiera para pagar a los músicos", relató Simón. La ayuda municipal a las tamborradas rondó el pasado año los 1.300 euros para cada una.

La asamblea reflejó el descontento de los socios con la actuación del Ayuntamiento al intervenir en una fiesta consolidada y en la que, a juicio de Simón, "no existía ningún debate". El presidente de la sociedad reconoce que la puerta está abierta para que el número de mujeres aumente en próximos años.

Baso Etxea decidirá el domingo si se mantiene como masculina o pasa a ser mixta

celebrará una asamblea extraordinaria

De modificarse su actual condición, será la primera vez que las mujeres se integren en la compañía

Ensayo en Baso Etxea.Foto: Gorka estrada

E. Arrazola/G.gurrutxaga

 

Donostia. La tamborrada de la sociedad Baso Etxea podría dejar de ser masculina y convertirse en mixta. El próximo domingo los miembros de la entidad están llamados a votar la inclusión o no de mujeres de cara a la próxima fiesta de San Sebastián.

Ángel Rico, tambor mayor de Baso Etxea, encuadró la votación "en el carácter democrático" de la entidad. Así, explicó, que si la posibilidad de que las mujeres puedan participar en su tamborrada llega en este momento es "porque hasta ahora ningún socio había efectuado formalmente la propuesta".

No obstante, admitió que "esto se estudia en este momento, obviamente, porque el Ayuntamiento está intentando que las tamborradas sean mixtas" para después matizar que "no es por la mera subvención, porque en realidad los 1.200 euros del año pasado suponen aproximadamente un cuarto de los gastos" que les genera la fiesta de San Sebastián.

La modificación de la composición de la tamborrada de Baso Etxea supondría la aceptación de mujeres en el acto por primera vez en sus casi tres décadas de existencia.

Rico, que participó en la reunión de las sociedades masculinas celebrada el pasado miércoles, quiso dejar claro que "si hasta ahora no hemos incorporado a mujeres en la tamborrada se debe a que en nuestra sociedad sólo hay socios hombres" y desvinculó esta cuestión de cualquier "tipo de machismo".

 

Baso Etxea llega a Japón

 
Manu Lasa, Manuel Simón, Lilo Callejo e Imanol Alkorta señalan la revista japonesa. Foto: javi colmenero

Es habitual que los miembros de una sociedad gastronómica compartan sus recetas con compañeros de otras entidades culinarias, amigos y hasta medios de comunicación locales que siguen la pista de estos agentes sociales que tanto arraigo social tienen en Donostia. Pero, cuando las recetas de las sociedades pasan de un país a otro o llegan a otro continente, nace la noticia. Y eso es lo que ha ocurrido con los integrantes de la sociedad Baso Etxea de El Antiguo, que han revelado sus secretos culinarios a un grupo de periodistas nipones. Ver +

El Ayuntamiento dice que utilizará el "sentido común" en la regularización de las sociedades

Denis Itxaso asegura que el proceso busca el "bien de todos"

El edil de Medio Ambiente resalta que el fin es mejorar la accesibilidad, evitar el exceso de ruido y prevenir incendios

afoto

Integrantes de la sociedad Baso-Etxea, una de las que cuenta con la licencia de actividad, ensayando la tamborrada.

Foto: gorka estrada

 
Donostia. El Ayuntamiento asegura que utilizará el sentido común en la regularización de las sociedades gastronómicas. "Estamos tratando de iniciar un proceso de legalización, al igual que lo hicimos con varios bares de la Parte Vieja", informó ayer a este periódico Denis Itxaso, el concejal delegado de Medio Ambiente en referencia a la comunicación que, tal y como informó ayer NOTICIAS DE GIPUZKOA, el Ayuntamiento remitió a las 58 entidades que carecen de licencia de actividad. Hace hincapié en que "se trata de un proceso que beneficiará tanto a sociedades como a los vecinos de los inmuebles colindantes" y recalca que .

Itxaso afirma que algunas quejas vecinales han provocado la necesidad de regularizar estas entidades, que incumplen la Ley 3/98 de Protección de Medio Ambiente del País Vasco. Por ello, y "con el fin de evitar que los residentes de las viviendas acudan a los tribunales", el Ayuntamiento ha decidido exigir la licencia de actividad que asegura la insonorización, la accesibilidad y la protección de incendios de estos locales.

"Este aviso no implica un ultimátum porque las sociedades tienen todo el año para demostrar su voluntad de regularización", manifestó el concejal, que aseguró que los técnicos del departamento de Medio Ambiente estarán a su disposición con el objeto de velar por la seguridad de las personas que frecuenten estos locales gastronómicos.

Comentó además que ya se han celebrado diferentes reuniones con varias entidades como Unión Artesana y Gaztelubide, "y en breve llegará el turno de las demás".

precedentes Itxaso comparó la situación de los locales con la de algunos bares de la Parte Vieja que han ido regularizando su situación. Al igual que con los establecimientos hosteleros, indica que existe un protocolo de actuación a seguir "y el Ayuntamiento está dispuesto a colaborar en todos los procesos".

"Los plazos para regularizar la situación no caducan pronto y no hay una espada de Damocles. Sólo queremos proteger la seguridad de los socios y el descanso de los vecinos", argumentó.

"Valoramos a las sociedades gastronómicas porque sabemos que son el alma de la ciudad, así que haremos todo lo que esté en nuestras manos para solucionar el problema", apuntó el edil, que confesó que regularizarán "en la medida de los posible" todos los locales señalados. "Sabemos que hay algunas históricas y centenarias en inmuebles de madera, así que cumplir en ellas con algunas normas supondría incumplir con otras, por lo que utilizaremos el sentido común, como lo hicimos el en caso de los bares", auguró.

Las 58 entidades requeridas se reunirán el lunes para tomar decisiones conjuntas

las sociedades que carecen de licencia pretenden presentar al ayuntamiento una propuesta común

Donostia. Las reacciones no se han hecho esperar después de que el Ayuntamiento de Donostia anunciara a 58 de las 125 sociedades gastronómicas de la ciudad que deben obtener la licencia de actividad, ya que si no, podrán ser clausuradas. La mayoría mantiene una actitud de prudencia "porque si todo el mundo se empeña, el problema se solucionará en cuestión de tiempo". Mientras tanto, las sociedades afectadas han tomado cartas en el asunto y han convocado una reunión para el próximo lunes.

"No tenemos nada claro porque la noticia nos ha pillado bastante desprevenidos. Por eso nos reuniremos el lunes con el fin de compartir impresiones", explica el presidente de Amaikak-Bat, Josetxo Kintana, que asegura sentirse "muy tranquilo ante el problema". "Han llamado la atención a entidades históricas y centenarias como la nuestra y confío en que todo se arreglará en un periodo corto de plazo por el bien de todos", opinó.

Juan Carlos Ayúcar, el presidente de Eiztari Etxea, otra de las sociedades a las que el Consistorio ha "invitado" a legalizar su situación, también estará en la reunión del lunes. "Pondremos en común nuestras posturas y creo que llegaremos a un acuerdo para presentar al Ayuntamiento una propuesta en común", auguró Ayúcar.

solidaridad del resto Varias sociedades de la ciudad han querido mostrar su apoyo al más de medio centenar de locales afectados. Algunos presidentes como Manuel Simón, de Baso-Etxea, afirman que esperaban una actuación similar por parte del Ayuntamiento "porque cada vez que se quiere hacer una obra en una sociedad hay que cumplir con reglas que antes no se conocían.

Por ello y con el fin de evitar sustos innecesarios, Simón y su equipo de dirección se adelantaron hace dos años a los avisos del Consistorio y decidieron "poner la sociedad al día". No obstante, asegura que "el Ayuntamiento está mezclando dos tipos de entidades: las culturales recreativas, que aúnan a unos pocos amigos y otras de tipo deportivo que cuentan con ingresos. "Las primeras no tienen ánimo de lucro, así que no tiene sentido que tengan que darse de alta en actividades económicas", opina.

Euskal-Billera también cuenta con la licencia de actividad desde el año pasado, cuando se acometió una obra para colocar extractores y, sin licencia, no era posible conseguir permisos. Su presidente, Pedro Larrañaga, cree justo que se exijan las mismas normas a todos, a pesar de que opina que "el Ayuntamiento y el Gobierno Vasco deben recordar que no somos hosteleros, sino socios de unas pequeñas entidades".

 

Tamborreros ante todo

Varios amigos de la Peña Cilveti se reunieron en 1981 para crear una compañía de tamborreros. Después, construyeron la sociedad Baso-Etxea del Antiguo, donde hoy día siguen reuniéndose
http://www.noticiasdegipuzkoa.com/ediciones/2008/02/05/mirarte/ocio/fotos/4882214.jpg
Manuel Simón, Iñigo Etxezarreta, Juan Carlos Sáenz de Urturi y Unai Gazpi, en la sociedad Baso-Etxe.
todo comenzó en torno al Día de San Sebastián. Allá por 1981, un grupo de amigos de unas 100 personas, la mayoría de la Peña Cilveti, se reunió con el objetivo de crear una tamborrada en el Antiguo. Juan Carlos Sáenz de Urturi recuerda que muchos de ellos provenían de la compañía Luises del Antiguo, de la que fueron expulsados cuando se casaron. "Llevábamos tiempo tocando en esa tamborrada, pero no aceptaban a casados y los que subimos al altar tuvimos que buscar otras alternativas", señala. Ante esta situación y con ganas de seguir aporreando sus tambores, varios hombres decidieron crear la tamborrada Baso-Txiki. Cuatro años más tarde, en marzo de 1985, inauguraron la sociedad gastronómica en el número cuatro de la calle Juan de Garai.
La sociedad cuenta en la actualidad con 135 socios y otros 21 jubilados, que aunque no paguen cuota siguen manteniendo todos sus derechos. Todos los integrantes son varones, pero las mujeres pueden entrar al local como "invitadas" todas las veces que lo deseen. Manuel Simón, el presidente de Baso-Txiki, explica que no pretenden fomentar el sexismo ni nada parecido "ya que estas decisiones se deben a las costumbres". Además, recuerda, han ido evolucionando con el paso del tiempo ya que al principio no se permitía la entrada de las mujeres, "por lo que todo llegará si la mayoría de la asamblea lo desea así".
mucho trabajo por hacer La junta directiva de Baso-Etxea está compuesta por diez hombres que ocupan sus puestos durante un periodo de dos años. Durante este tiempo, el grupo se encarga de organizar múltiples actividades como pueden ser la cena de víspera de San Sebastián, la celebración de la arriada de la bandera del Antiguo, las fiestas de caldereros y carnavales, la cena de aniversario, el campeonato de mus, la alubiada de los tamborreros, la chistorrada de Santo Tomás y distintas excursiones.
Los socios de la junta aseguran que es un trabajo duro, pero al mismo tiempo "gratificante" porque la gente disfruta de las actividades. Sin embargo, cuentan que es casi imposible evitar imprevistos, como ocurrió en la víspera de San Sebastián. Unos 120 comensales habían terminado de cenar y ultimaban los detalles para hacer sonar sus tambores a media noche cuando, de repente, se fue la luz. "Mucha gente pensó que se trataba de una broma, que era parte del espectáculo pero no fue así: hubo una sobrecarga de energía", explicó Unai Gazpi. "Pero la verdad es que tuvimos suerte porque en la cena había trabajadores de Iberdrola y arreglaron la avería en media hora", añadió. Como consecuencia, los amigos que se reunieron en Baso-Etxea para celebrar la tamborrada tuvieron que tocar sus tambores bajo las luces de emergencia y varias velas.
Una vez pasado el susto, abrieron la barra de la sociedad al resto de los antiguotarras y continuaron con la fiesta hasta las 5.30 horas. "Suele ser una noche muy bonita porque la fanfarre que acompaña a nuestra comparsa suele tocar varias piezas y nos divertimos mucho", comenta al respecto Manuel Simón.